Salud pública

Practicar buenos hábitos de salud y seguir las siguientes indicaciones puede ayudar a toda su familia a mantenerse sana y prevenir un ataque de influenza o gripe u otra enfermedad más seria. Las enfermedades contagiosas como la gripe, la influenza, la tos convulsa, la meningitis bacterial, las paperas, la rubiola y la varicela pueden ser propagadas por la tos, estornudos, un apretón de manos o simplemente al tocar superficies que han sido contaminadas por las gotitas de secreciones que caen de la boca o nariz de una persona infectada con el virus.

Adopte estas medidas para evitar que los gérmenes entren en su cuerpo y para parar la infección:

Manténgase alejado de las personas que están enfermas. Si está enfermo, manténgase alejado de otras personas para evitar contagiarlas.

Si es posible, quédese en casa. No vaya al trabajo, escuela o hacer mandados para evitar que otros se enfermen.

Al toser o estornudar, cúbrase la boca y la nariz. Use un pañuelo de papel si lo tiene disponible. Usted evitará que otros se enfermen. Lávese las manos frecuentemente para protegerlo contra los gérmenes.

Evite tocarse los ojos, la nariz o la boca. Los gérmenes son propagados cuando una persona toca algo que está cubierto de gérmenes y luego se toca los ojos, la nariz o la boca.

Practique buenos hábitos de salud como tener suficientes horas de sueño, dedicarse a actividades físicas, manejar el estrés, tomar agua y comer alimentos saludables.

Siga las recomendaciones del médico sobre la vacunación.

Pandemia

Pandemia

Pandemia

Puede prepararse para una pandemia de influenza (gripe) ahora. Debe conocer la magnitud de lo que puede suceder durante un brote pandémico y qué medidas puede adoptar para ayudar a mitigar el efecto que una pandemia de influenza (gripe) puede tener en usted y su familia. Esta lista de verificación lo ayudará a recopilar la información y los recursos que puede necesitar en caso de una pandemia de influenza (gripe).

Almacene un suministro de agua y alimentos para dos semanas. Durante una pandemia, si no puede ir a una tienda, o si las tiendas ya no tienen suministros, será importante que tenga suministros adicionales a la mano.

Verifique de forma periódica sus medicamentos de receta habituales para asegurarse de tener un suministro constante en su hogar.

Tenga todos los medicamentos de venta libre y demás suministros médicos a la mano, incluidos los analgésicos, los remedios para el estómago, los medicamentos para la tos y el resfrío, los líquidos con electrolitos, y las vitaminas.

Hable con sus familiares y seres queridos sobre cómo recibirían atención si se enferman o qué se necesitaría para brindarles atención en su hogar.

Ofrézcase como voluntario en grupos locales para prepararse y ayudar a proporcionar respuestas ante una emergencia.

Participe en su comunidad cuando esta se prepare para una pandemia de influenza (gripe).

Viruela

Viruela

Viruela

La viruela es un virus que se transmite cuando una persona infectada con el virus se pone en contacto directo con otra persona. Es posible que el virus también se pueda utilizar como agente de terrorismo biológico y enfermar a las personas que inhalan el agente biológico.

Generalmente se necesita tener contacto directo cara cara para transmitir la viruela de una persona a otra. No se conocen casos de viruela transmitidos por insectos o animales. La persona infectada es contagiosa hasta que se le haya caído la última costra de viruela.

Luego de la exposición al virus hay un período de incubación durante el cual las personas no presentan ningún síntoma y quizás se sientan bien. Este período de incubación dura en promedio de 12 a 14 días, pero puede oscilar entre 7 y 17 días. Durante este lapso, las personas no son contagiosas.

Los primeros síntomas de la viruela incluyen fiebre alta (de más de 100ºF), malestar, dolor de cabeza y cuerpo y vómitos. En ese momento, las personas usualmente están muy enfermas para desempeñar sus actividades normales. Dos a cuatro días después de los primeros síntomas aparece una erupción en la lengua y la boca. Estas erupciones forman granos que se brotan y transmite el virus a la boca y la garganta. Las personas son más contagiosas en este momento.

Dentro de 24 horas empieza la erupción en la piel, manifestándose en la cara y esparciéndose hacia la cara, las piernas y los brazos (incluyendo las manos y los pies). La fiebre usualmente baja y puede ser que la persona se sienta mejor.

Al tercer día, los granos se elevan considerablemente.

Al cuarto día, los granos se llenan de líquido espeso y que a menudo tienen un hoyo en el centro parecido a un ombligo. Por lo general sube la fiebre otra vez y permanece hasta que los granos se vuelven costras.

 

Dentro de 5 a 10 días, los granos se tornan en pústulas redondas y firmes al tacto, que se sienten como que hubiese un objeto pequeño y redondo debajo de la piel. Mucha gente dice a menudo que sienten como si tuvieran balines incrustados en la piel.

Dentro de 11 a 14 días, las pústulas comienzan a formar una cascarilla y luego una costra. Al final de la segunda semana después de aparecer la erupción, la mayor parte de las llagas han formado costras.

Dentro de 15 a 21 días, Las costras comienzan a caerse y dejan marcas en la piel que por último se convierten en cicatrices en forma de hoyos. La persona sigue siendo contagiosa hasta que todas las costras se hayan caído. La mayoría de las costras se caerán a las 3 semanas de haber aparecido la erupción.

Después de 21 días, las costras se han caído. La persona ya no es contagiosa. Los seres humanos son los únicos portadores naturales del virus de la variola que surgió en poblaciones humanas miles de años atrás. Excepto por las reservas en algunos laboratorios, el virus variola fue erradicado.

Más información

Más información

Más información

Se puede obtener más información sobre la salud pública en los siguientes sitios web:

Preste atención a las instrucciones de los oficiales locales

Infórmese sobre los planes de emergencia establecidos en su área por el gobierno estatal y local. Durante una emergencia, siempre siga las indicaciones de las autoridades locales.